jueves, 9 de agosto de 2012

Lena Hades



Lena Hades (2 de octubre de 1959) es una pintora y escritora rusa. Su obra fundamental son los cuadros del ciclo "Así habló Zaratustra" (Also sprach Zarathustra), dedicado al libro "Así habló Zaratustra de Nietzsche". El Instituto de Filosofía de Academia de Ciencias Rusa publicó en 2004 la obra de Nietzsche "Así habló Zaratustra" en ruso y alemán con 20 reproducciónes de los cuadros del ciclo de Lena Hades Así habló Zaratustra. Es la primera publicación científica y artística simultáneamente. En el libro hay también artículos de grandes historiadores del arte Jean-Christophe Ammann, Aleksander Jakimovitch, Olga Yushkova.









De esa producción artística inspirada por la obra de Nietzsche se muestran a continuación 24 cuadros de su ciclo “Así habló Zaratustra” (ciclo que  incluyó más de 30 representaciones pictóricas).

En el caso de los cuadros que llevan algún pasaje del “Also sprach Zarathustra” escrito en alemán,se coloca la respectiva traducción  en color amarillo y el capítulo del libro donde se ubica el texto citado.




LENA HADES. “Herde” (rebaño), 1996. 80 x 100 cm, Óleo sobre lienzo.


“¡Ningún pastor y un solo rebaño! Todos quieren lo mismo, todos son iguales: quien tiene sentimientos distintos marcha voluntariamente al manicomio.”

(F.N., Así habló Zaratustra, Prólogo § 5).







LENA HADES. “Throne” (trono). 1996, 80 x 100 cm. Óleo sobre lienzo. De la colección del Museo de Arte Contemporáneo de Moscú.

“Todos quieren llegar al trono: su demencia consiste en creer – ¡que la felicidad se sienta en el trono! Con frecuencia es el fango el que se sienta en el trono – y también a menudo el trono se sienta en el fango.”

(F.N., Así habló Zaratustra, parte I: “Del nuevo ídolo”).







LENA HADES. “Markt” (mercado), 1996, 100 x 100 cm, Óleo sobre lienzo.

“Donde acaba la soledad, allí comienza el mercado; y donde comienza el mercado, allí comienzan también el ruido de los grandes comediantes y el zumbido de las moscas venenosas.”

(F.N., Así habló Zaratustra, parte I: “De las moscas del mercado”).





LENA HADES. “Incipit Zarathustra”. 1997, 120 x 170 cm. Óleo sobre lienzo, collage.




LENA HADES. “Fuerfluesse” (ríos de fuego), 1997. Óleo sobre lienzo, 137 X 177 cm. Colección privada.


“Si alguna vez jugué a los dados con los dioses sobre la divina mesa de la tierra, de tal manera que la tierra tembló y se resquebrajó y arrojó resoplando ríos de fuego…”

(F.N., Así habló Zaratustra, parte III: “Los siete sellos (O: La canción «Sí y Amén »), § 3”).




 LENA HADES. “Zarathustra und Zwerg” (Zaratustra y el enano), 1997. Óleo sobre lienzo, 137 x 177 cm.


  LENA HADES. "Adler und Schlange" (águila y serpiente), 1997. Óleo sobre lienzo, 137 x 177 cm.



LENA HADES. “Dionysos”. 1997. Óleo sobre lienzo, 137 x 177 cm.

“Yo os digo: es preciso tener todavía caos dentro de sí para poder dar a luz una estrella danzarina. Yo os digo: vosotros tenéis todavía caos dentro de vosotros.”

(F.N., Así habló Zaratustra, prólogo, § 4).





LENA HADES. “Casas”. 1997. Óleo sobre lienzo, 90 x 110 cm. Colección privada.

“El amarillo intenso y el rojo ardiente: eso es lo que mi gusto quiere, – él mezcla sangre con todos los colores. Mas quien blanquea su casa me delata un alma blanqueada”.

(F.N., Así habló Zaratustra, parte III: “Del espíritu de la pesadez”, § 2)



 LENA HADES. “Sandkörnchen” (granos de arena). 1996. Óleo sobre Lienzo. Colección privada

“Redondos, justos y bondadosos son unos con otros, así como son redondos, justos y bondadosos los granitos de arena con los granitos de arena.”

(F.N., Así habló Zaratustra, parte III: “De la virtud empequeñecedora”, § 2)





LENA HADES. “Staat” (Estado), 1996. Pintura al óleo, collage, red. Fragmento de la pintura.
“Estado llamo yo al lugar donde todos, buenos y malos, son bebedores de venenos: Estado, al lugar en que todos, buenos y malos, se pierden a sí mismos: Estado, al lugar donde el lento suicidio de todos – se llama «la vida»”.

(F.N., Así habló Zaratustra, parte I: “Del nuevo ídolo”).




 LENA HADES. "Zeugen" (testigos), 1996. 80 x 100 cm, Óleo sobre lienzo.


“Invitáis a un testigo cuando queréis hablar bien de vosotros mismos; y una vez que lo habéis inducido a pensar bien de vosotros también vosotros mismos pensáis bien de vosotros.”

(F.N., Así habló Zaratustra, parte I: “Del amor al prójimo”).


 LENA HADES. “Blindheit” (ceguera), 1996. Óleo sobre lienzo, 90 x 110 cm.



“Y la ceguera del ciego y su buscar y tantear deben seguir dando testimonio del poder del sol al que miró – ¿sabíais ya esto?”

(F.N., Así habló Zaratustra, parte II: “De los sabios famosos”).


 LENA HADES. “Krank sind sie immer” (enfermos están siempre). 1996. Óleo sobre lienzo, collage. 80 x 100 cm.
“¡Ved, pues, a esos superfluos! Enfermos están siempre, vomitan su bilis y lo llaman periódico. Se devoran unos a otros y ni siquiera pueden digerirse.”

(F.N., Así habló Zaratustra, parte I: “Del nuevo ídolo”).





LENA HADES. “Ihr seid keine adler…” (No sois águilas…). 1996. Óleo sobre lienzo, 90 x 110 cm.
"No sois águilas: por ello no habéis experimentado tampoco la felicidad que hay en el terror del espíritu. Y quien no es pájaro no debe hacer su nido sobre abismos.”

(F.N., Así habló Zaratustra, parte II: “De los sabios famosos”).



 LENA HADES. “Mit angelruten an suempfen” (con cañas de pescar en pantano). 1996. Pintura al óleo, 100 x 100 cm.

“O se sientan durante el día, con cañas de pescar, junto a ciénagas, y con ello se creen profundos; ¡mas a quien pesca allí donde no hay peces, yo ni siquiera lo llamo superficial!”

(F.N., Así habló Zaratustra, parte III: “De los apóstatas”, § 2).



LENA HADES. “Schreibe mit blut…” (escribe con sangre…), 1996. Óleo sobre lienzo, 80 x 100 cm.

“De todo lo escrito yo amo sólo aquello que alguien escribe con su sangre. Escribe tú con sangre: y te darás cuenta de que la sangre es espíritu.”

(F.N., Así habló Zaratustra, parte I: “Del leer y el escribir”).





LENA HADES. “Gedachte Gedanken” (pensamientos pensados), 1996. 80 x 100 cm. Óleo sobre lienzo.
“Semejantes a quienes se paran en la calle y miran boquiabiertos a la gente que pasa: así aguardan también ellos y miran boquiabiertos a los pensamientos que otros han pensado.”

(F.N., Así habló Zaratustra, parte II: “De los doctos”).



 LENA HADES. “Sumpfe” (Pantano), 1996. 80 x 100 cm. Óleo sobre lienzo.

“Y también hay quienes se sientan en su charca y hablan así desde el cañaveral: «Virtud – es sentarse en silencio en la charca.»”

(F.N., Así habló Zaratustra, parte II: “De los virtuosos”)







LENA HADES. “Muedigkeit” (Cansancio), 1995. 70 x 90 cm, Óleo sobre lienzo.

“Ahí están los tuberculosos del alma: apenas han nacido y ya han comenzado a morir, y anhelan doctrinas de fatiga y de renuncia.”


(F.N., Así habló Zaratustra, parte I: “De los predicadores de la muerte”)



 LENA HADES. “Strohhalm” (pajilla), 1996. 100 x 100cm, óleo sobre lienzo. De la colección del Museo de Arte Contemporáneo de Moscú.

“O: extienden la mano hacia las confituras y, al hacerlo, se burlan de su niñería: penden de esa caña de paja que es su vida y se burlan de seguir todavía pendientes de una caña de paja.”

(F.N., Así habló Zaratustra, parte I: “De los predicadores de la muerte”)





LENA HADES. “Affen” (monos), 1996, 80 x 100 cm, Óleo sobre lienzo.

“¡Vedlos trepar, esos ágiles monos! Trepan unos por encima de otros, y así se arrastran al fango y a la profundidad.”

(F.N., Así habló Zaratustra, parte I: “Del nuevo ídolo”).




LENA HADES. “Lobpreisungen der Tugend” (alabanzas de la virtud). 1996, 80 x 100 cm. Óleo sobre Lienzo.


“Sus rodillas adoran siempre, y sus manos son alabanzas de la virtud, pero su corazón nada sabe de ello.”

(F.N., Así habló Zaratustra, parte II: “De los virtuosos”).


LENA HADES. “Mumien” (momias), 1997. 90 x 110 cm. Óleo sobre lienzo.

“De momias se enamoran unos, otros, de fantasmas; y ambos son igualmente enemigos de toda carne y de toda sangre – ¡oh, cómo repugnan ambos a mi gusto! Pues yo amo la sangre.”

(F.N., Así habló Zaratustra, parte III: “Del espíritu de la pesadez”, § 2).




Muchos se ha opinado y debatido acerca de la obra de Nietszche ,en particular sobre esta obra "Así habló Zaratustra", se citan frases, párrafos,aún sin haber leído una sola línea de su libros;se lo idolatra, se lo defenestra,se lo ensalza, se lo glorifica,se lo subestima ...lo cierto es que sus ideas siguen tan vigentes y contemporáneas en nuestro tiempo. 

Para descargar el texto completo  "Así hablo Zaratustra" pueden ir aquí: Así habló Zaratustra

Quien ha comentado sus libros,su obra, su filosofía  ha sido el escritor Jorge Luis Borges quien en un artículo para La Nación por el año 1944 expuso una memorable reflexión de la cual extraigo una cita que pueden consultar en el enlace debajo que encierra en gran medida lo vertido por muchísimos autores al respecto y arroja varias ideas de interpretación en torno a l propósito de "Así habló Zaratustra", su estilo, su género, su retórica.

" Todo se explica, creo, a la luz de los párrafos anteriores. El tono inapelable, apodíctico, los infundados anatemas, los énfasis, la ambigüedad, la preocupación moral (mucho sabemos de la ética del Superhombre, nada absolutamente de su literatura o su metafísica), las repeticiones, la sintaxis arcaica, la deliberada omisión de toda referencia a otros libros, las soluciones de continuidad, la soberbia, la monotonía, las metáforas, la pompa verbal; tales anomalías de Zarathustra dejan de serlo, en cuanto recordamos el extraño género literario a que pertenece. ¿Qué diríamos de alguien que reprobara una adivinanza porque es obscura, o la tragedia de Macbeth porque mueve a terror y a piedad? Diríamos que ignora qué cosa es una adivinanza o una tragedia. Nosotros, sin embargo, solemos incurrir ante Zarathustra en un error análogo. A veces lo juzgamos como si fuera un libro dialéctico; otras, como si fuera un poema, un ejercicio desdichado o feliz de noble prosa bíblica. Olvidamos, propendemos siempre a olvidar el enorme propósito del autor:  la composición de un libro sagrado. Un evangelio que se leyera con la piedad con que los evangelios se leen.
Friedrich Wilhelm Nietzsche, antiguo profesor de filología en las aulas helvéticas, se creyó el apóstol, o fundador, de la religión del Retorno; esperó que el secreto porvenir la enriquecería de prodigios, de venturas, de adversidades, de mártires, de teólogos, de heresiarcas, de entusiasmos, de dogmas, de bibliotecas. No razonó, afirmó; sabía que remotos apologistas vindicarían cada una de sus palabras. Condescendió a un libro más pobre que él; presintió que otros suplirían lo que él callaba. No se rebajó a la tarea servil de nombrar a sus precursores; tampoco los versículos del Corán enumeran las fuentes que alimentaron su lúcido caudal. No declinó la ambigüedad; prodigó voluntarias contradicciones para que el porvenir las reconciliara. Butler, en The fair haven, dice irónicamente que los evangelios contienen «la tiniebla y el fulgor de Rembrandt, o el dorado crepúsculo de los venecianos, el perder y el hallar, y la infinita libertad de la sombra»; Nietzsche buscó esa libertad para Zarathustra. Interpretado así todos sus «defectos» se justifican.
El futuro es interminable. Quienes hablan de Nietzsche sin comprenderlo, quienes confunden su ética individual con la ninguna ética del nazismo, pueden encender otra guerra, en la que perezcan todos los libros del orbe occidental, salvo el enigmático Zarathustra, que fatalmente, quién sabe en qué naciones y en qué dialectos, ascenderá a libro sagrado.
 Muchas generaciones han formulado el Eterno Retorno; Nietzsche fue el primero que lo sintió como una trágica certidumbre y que forjó con él una ética de la felicidad valedera.

Jorge Luis Borges, La Nación octubre de 1944
fuente: www.nietzscheana.com.ar/

Para quienes poseen una dificultad para leer o desean escuchar la versión en audio del texto en el siguiente video se puede escuchar la obra de F.Nietzsche "Así habló Zaratustra" texto completo  en Audiolibro






Versión en PDF para leer en línea y descarga en: Nietzsche. Así habló Zaratustra.PDF

Opción para escuchar y descargar 



  Ir a descargar

Fuente del audio: www.ivoox.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu comentario,opinión,sugerencias...