domingo, 19 de agosto de 2012

A usted, Borges

Victoria de Samotracia en el Museo del Louvre.

La Victoria alada de Samotracia, también conocida como Victoria de Samotracia y Niké de Samotracia, es una escultura en bulto redondo perteneciente a la escuela rodia del periodo helenístico. Se encuentra en el Museo del Louvre, París. En griego la estatua se denomina Nikí tis Samothrakis



Qué era para nosotros el arte? Era la mágica posibilidad de percibir la realidad a través de sonidos, de colores, de texturas que, transmutados por la alquimia de la creación, ofrece el espejismo de otra realidad.

Era la emoción compartida, porque usted supo, cuando al pie de la escalinata del Louvre alcé los ojos y descubrí a la Victoria de Samotracia, que en ese instante, anulado el tiempo, se superponía a esa escultura la imagen de una lámina en un libro de arte que mi padre me regaló. Con ese libro, me dio, a los cuatro años, sin que yo lo supiera, la primera lección de estética de mi vida. Me enseñó qué era la belleza. Recuerdo que, ante mi desencanto porque la figura no tenía cabeza, un rostro, con la infinita paciencia me dijo que observara los pliegues de la túnica agitados por la brisa del mar. Detener en ese movimiento, para la eternidad, la brisa del mar, eso era la belleza. El arte y sólo el arte podía lograrlo.

No lo olvidé nunca; esto signó de algún modo mi vida y se proyectó en lo que sería nuestra relación. Nuestra decantada relación, que fue pasando, a través del tiempo, por distintas facetas hasta culminar en el amor que nos habitaba mucho antes de que usted me lo dijera, mucho antes de que yo tuviera conciencia de mis sentimientos.

Ese amor que, revelado, fue pasión insaciable para colmar el sentimiento vago, indescifrable, que experimenté por usted siendo niña, cuando alguien me tradujo un poema dedicado a una mujer a la que amó años antes de que yo naciera. A esa mujer a la que le decía:

I can give you my loneliness, my darkness, the hunger of my heart;
I am trying to bribe you with uncertainty, with danger, with defeat.

Ese amor del que fue dejando trazas a lo largo de sus libros, sin decírmelo, hasta que me lo reveló en Islandia. Ese amor protegido, como en la "Völsunga Saga", por un mágico círculo de fuego, cuyo resplandor nos ocultaba de las miradas indiscretas, para poder ser Ulrica y Javier Otárola, nombres que elegí, de todos los que nos dábamos, para grabarlos en la estela de piedra que señala el punto desde el que su alma entró en el Gran Mar, como llamaban a la muerte los florentinos; pero que, a la vez, relata nuestro encuentro. Aunque parezca una paradoja, la muerte y la vida no son signos opuestos, sino que son un solo fluir, y el vínculo entre el ser que parte y el que queda es el amor.

Por eso, cuando me trajeron el proyecto para hacer una exposición de pintura inspirada en las obras que usted me dedicó, sentí temor de esa materialización que sus palabras sufrirían al convertirse en motivo de inspiración para otros creadores. Sin embargo, reflexioné en la intensidad de los momentos que vivíamos en los museos, a lo largo y a lo ancho del mundo, y pensé que esa podía ser una maravillosa alquimia que exaltaría el Amor buscado a tientas por dos almas aún sin nombres, que fueron, son y seguirán siendo un hombre y una mujer, Tristán e Isolda, Dante y Beatriz, Frida Kahlo y Rivera, Ulrica y Javier Otárola, poco importa cómo se llamen, si en el encuentro sienten que se pertenecen con esa llama de pasión inextinguible que no se consume, sino que da fuerzas para sentir que, aun en el infierno, como Paolo y Francesca, ese castigo no es terrible porque lo comparten. Hasta el infierno es ilusorio, como es ilusorio el mundo, para los que se aman, porque sólo ellos existen.

Esa dinastía que no se hereda ni se compra es un desafío y un don que debe preservarse a lo largo del tiempo de nuestra vida y más allá aún, a través de los siglos, por la magia del arte.

Desde el centro de nuestro jardín secreto se alza esa llama que pertenece a la dinastía de los amantes. A partir del encuentro, gracias al acordado movimiento de los astros, o al azar, según queramos, sigue construyéndose esa invisible cadena que, transmutada en arte o por el simple hecho de existir, hará que las nuevas generaciones sigan creyendo en la armonía del mundo, a pesar de todo.

Esa llama que espero sea como un faro cuya luz alcance el inimaginable confín del universo, para que si algo, de alguna forma, persiste del alma humana, le llegue y sienta que se llama, hecha de amor, de lealtad, de pasión, que una vez compartimos, sigue viva en mí para usted "for ever, and ever... and a day".

Carta de María Kodama a Jorge Luis Borges

Esta carta se dio a conocer en "De Borges a María Kodama" en Homenaje en el Centro Cultural Recoleta en 1995.

Fuente : El Interpretador
Número 9 – Diciembre 2004

Porqué recordé esta carta?. Estuve toda la tarde hasta el anochecer recopilando una serie de imágenes para el blog y al suscribirme en algunos sitios de ilustraciones,arte, fotografías,apareció ante mi una foto de María Kodama leyéndole a Borges.




Fue entonces que vino a mi memoria un título : "Cartas a Borges".Por otra parte había publicado en el muro de facebook una imagen de un manojo de cartas atadas con una cinta y que llevaba el sello de "Urgente",lo que me motivó a escribir una frase que decía algo así como que era urgente ponerse a escribir cartas,postales utilizando los medios digitales  o al menos enviar mensajes al estilo epistolar.



Retornando a las "Cartas a Borges" inicié una búsqueda de ese libro al que yo creía haber visto o mencionado entre tantas obras publicadas en torno a la vida del escritor, aún no sé si existe o no con ese título,puesto que en el universo literario todo es posible; lo que sí encontré es "Borges Vida y literatura" de Vaccaro, Alejandro, de la Editorial Edhasa publicado en Buenos Aires  en  2006.



Vaccaro, es el presidente de la Asociación Borgesiana de Buenos Aires, y según lo que refiere una nota en la revista Letralia digital: " ha dedicado más de veinte años al estudio de la vida y la obra de Jorge Luis Borges. Actualmente se lo considera el biógrafo del autor de Fervor de Buenos Aires. (...) sus investigaciones se han abocado más a la vida que a la obra de Borges, (...)Borges. Vida y literatura es un intento de biografía definitiva que pretende resumir y corregir las biografías y otros trabajos previamente publicados por el autor (Georgie 1899-1930. Una vida de Jorge Luis Borges, El señor Borges) y por otros investigadores.(...)sus años dedicados a la búsqueda y estudio de la documentación existente sobre Borges (destacándo la —hasta ahora inexplorada— correspondencia de Leonor Acevedo, madre de Borges, y la correspondencia de Jorge Luis con Roberto Godel y con Jacobo Sureda), junto con un agudo estudio de la bibliografía clásica y reciente sobre Borges (no sólo centrado en biografías como las de Roberto Alifano, Emir Rodríguez Monegal, María Esther Vázquez y tantos otros, sino también en trabajos más puntuales como los geniales artículos de Fernando Sorrentino sobre autorías apócrifas y seudónimos enigmáticos en torno de Borges), han contribuido a la realización de una biografía confiable y actualizada como pocas."

Ver aquí:http://www.letralia.com/151/articulo05.htm
Borges. Vida y literatura,de Alejandro Vaccaro,Revista Letralia, Augusto Gayubas ,Año XI , Nº 151,16 de octubre de 2006 ,Cagua, Venezuela.



Entre el desorden de mis estantes , debajo de un antiguo reloj de mi abuelo está el polémico libro que publicara Estela Canto: "Cartas de Borges,que seguramente asocié con aquel título (polémico en su momento, ahora parece ya nadie acordarse de eso, puesto que decían desnudaba la intimidad de su relación íntima con el hacedor de laberintos en una apreciación absurda ya que la literatura tiene una milenaria tradición de ventilar la correspondencia entre los escritores y sus amigos, amantes ,esposos,y con cuanta persona se haya cruzado en sus vidas.



Portada de Borges a Contraluz de la edición española de Espasa Calpe

 Edición portuguesa de Borges a Contralus de Estela Canto


Portada de la edición argentina de "Borges a Contraluz" 
de Estela Canto ,Colección Austral


La escritora Estela Canto en "Borges a Contraluz" no sólo revela las cartas que "Georgie" le escribió durante su amistad, noviazgo mientras fecuentaban la casa de sus amigos Adolfo Biy Casares y Silvina Ocampo donde se conocieron sino que va haciendo un recorrido anecdótico de sus encuentros, largas caminatas, visitas a su casa, sino que además realiza un minucioso detalle de infidencias acerca de los libros ,relatos, poemas que el autor escribía en su momento y de los cuales le comentaba a Estela,quien cita entre esas confidencias junto a cartas ,dedicatorias y notas que el autor le escribía.
Anoche lo volví a releer porque soy una amante de las cartas literarias, biografías y, se hizo el amanecer disfrutando de esos relatos ,haciendo una pausa en esta nota  que retomo hoy para contarles que es un libro ameno, que nos muestra a un Borges de la época del 40 , y,como lo retrata Estela , un caballero tímido, reservado, obsesivo con los libros,reacio a otras conversaciones que no fueran literarias, o filosóficas.Se los sugiero para quienes disfrutan de estas obras biográficas.
A modo de invitación a la lectura les dejo un fragmento del prefacio del libro de Estela Canto quien dice:

Este libro no tiene bibliografía. Hablo aquí del Borges vivo, del hombre que conocí. Lo presento en una dimensión que se ignora, a través de las cartas que me escribió, aunque todo el tiempo indago la relación entre el hombre y su obra, explicando a ésta por aquél y a aquél por ésta. Borges aparece como ser humano, dentro del marco de su país y de las vicisitudes que le tocó vivir. Él pensaba que la patria es una «decisión», que uno es argentino porque ha decidido serlo. Con esta simplificación negaba la otra cara de la moneda: la fatalidad de haber nacido en un lugar, la fatalidad de un condicionamiento. En estas páginas tomo en cuenta la cara de la fatalidad —que él negaba— cotejándola todo el tiempo con la patria como elección, que él reconocía. Paso de lo íntimo a lo político, de lo anecdótico a lo filosófico, componiendo su figura con estos elementos de distintos planos, incesantemente referidos al contacto personal que tuve con él. Las anécdotas son numerosas, pero únicamente de dos clases: las que viví con él y las que él me contó(...)
 Carta original de Borges a Estela Canto publicado oportunamente en "Proa".



Jorge Luis Borges y Estela Canto se conocieron en 1944. Ella era traductora, locutora y quería desempeñarse  como escritora. Borges, retraído y apegado a su madre, trabajaba entonces como empleado de biblioteca y no era aún el conocido escritor que llegaría a ser. Borges  era conservador y anglófilo, Estela estaba afiliada al partido comunista. Borges rondaba los 45 años, y ella tenía 26. La relación duró cinco años, hasta que Estela lo dejó, lo cual fue un duro golpe que Borges tardó en asimilar.
Estela ,y ella lo refiere en este libro le inspira su cuento El Aleph, 

A continuación un fragmento de una carta de Borges a Estela Canto. 

Querida Estela:
No hay ninguna razón para que dejemos de ser amigos.
Te debo las mejores y quizá las peores horas de mi vida y eso es un vínculo que no puede romperse.  Además, te quiero mucho.  En cuanto a lo demás... me repites que puedo contar contigo.  Si ello fuera obra de tu amor, sería mucho; si es un efecto de cortesía o de tu piedad (...) 
Borges a contraluz,Estela Canto.

Estas y otras cartas ,dedicatorias aparecen en la obra.

Próximamente ampliaré esta nota y les traeré más cartas literarias e historias de este género epistolar y biográfico.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu comentario,opinión,sugerencias...