viernes, 4 de octubre de 2013

La piel dura

Escucho y sigo a "Leer es un placer" más de un año, el programa que conduce Natu Poblet junto a Carlos Clèrici quien realiza unas lecturas selectas y con una expresividad apropiada a cada texto, historia, ambiente, personajes.Pero el programa tiene muchísimo más tiempo en el aire del que yo tengo en disfrutarlo

Cada tanto realizo una escucha de los programas anteriores a mi descubrimiento y es tal la calidad de los escritores y obras seleccionados para entrevistarlos y charlar sobre las obras que no dejo de asombrarme.

Novedades del ámbito literario,autores tanto muy célebres, como conocidos y aquellos más nuevos,más contemporáneos se hacen presentes en esta emisión radial tan valiosa para el público,para docentes,para las escuelas y universidades;altamente recomendado y esta introducción breve es a propósito de un audio que escuché dedicado a la autora Fernanda García Lo y su libro La piel dura.

Una conversación íntima, amena, y de variadas temáticas vinculadas con la escritora: su biografía, otras obras,temas y tramas, en fin que es un placer no sólo escuchar los programas actuales sino bucear en el sitio de los  podcasts en ivook en la compilación completa cuyo enlace se deja debajo al final de esta entrada.Allí encontrarán todos los audios.

La autora y el libro 

Fernanda García Lao
La piel dura

La editorial del libro nos da la sinopsis en su blog:

La piel dura
Autor: GARCÍA LAO, Fernanda
ISBN: 978-987-1772-07-0

¿Una novela morbosa? Posiblemente. Aunque aquí el morbo no es más que un delicioso ingrediente para sobrellevar una tragedia, y el morbo y la tragedia no son más que deliciosos ingredientes para plantar una historia detectivesca.
Este libro se ofrece como un juguete, un rompecabezas para armar no sólo a una mujer sino a toda una época, un país y, sutilmente, ciertos estratos sociales que están de moda. Por ejemplo, “los artistas” que hacen carrera iniciándose en ceremonias de teatro under pero también, por si no se da el golpe de dados de la fama, hacen publicidad televisiva o aparecen en realities. O bien los grupos de autoayuda, muestrario único, herbario de personajes clasificados como los avisos. Y, finalmente, la leyenda del crimen organizado en el rubro de la venta de órganos.
Fuente:elcuencodeplata.com.ar

La escritora en una nota citada por el blog dice:
(...)
Mis libros


Hicieron su ruta a pie. Como yo. Si bien El Cuenco de Plata ha publicado tres títulos, El Ateneo editó Vagabundas y Muerta de hambre apareció en Francia, fue la potencia de las criaturas en cuestión lo que las direcciona. Se las arreglan bien así. A veces, con el impulso de alguna crítica, o recomendadas por un librero. En ocasiones, como pequeñas huérfanas amantes del callejeo, pasando de mano en mano. Suele suceder que alguien las encuentre y las haga suyas. Que se las lleven a casa. El lector se hace cómplice del secreto. Es verdad que también fueron expulsadas de algún hogar por el carácter delirante, o su exceso de humor negro. Pero es parte del asunto. No son chicas de fácil acceso. En unos días viajo a Guadalajara. Mis criaturas van adelante. Yo no.


El viaje/los demás
Los argentinos somos tres. Absolutamente distintos. Componemos un buen trío: paneo ecléctico de estilos, universos contradictorios o contiguos. Cada uno hablará de lo propio y conocerá lo ajeno. Las mujeres somos seis. Conozco a dos. Nuestros libros van a enfrentarse a nuevos lectores, a otros cerebros. Deberán seducir, conmover, o servirán de adorno en alguna biblioteca. Lo que suceda es impredecible. Pero llegar es un buen gesto. Ojalá sea contagioso.

Fernanda García Lao nace en Mendoza (1966), pero se exilia en Madrid en 1976. Allí hace sus estudios primarios y secundarios. Estudió Periodismo en la Facultad de CC de la Información, Universidad Complutense, piano, danza clásica, actuación y dramaturgia.
Reside en Buenos Aires desde 1993.
En la actualidad se dedica, fundamentalmente, a la literatura.

Su blog es: fernandagarcialao.blogspot.com

Ha publicado las novelas:
La piel dura, editorial El cuenco de plata (2011).
La perfecta otra cosa, editorial El cuenco de plata (2007).
Muerta de hambre, editorial El cuenco de plata (2005).
Ha obtenido los siguientes premios y distinciones:
Letras:
Finalista del premio de novela Letra Sur 2010 por su novela Vagabundas.
1º Premio de Novela del Fondo Nacional de las Artes 2004 por Muerta de hambre.
3º premio de Novela Julio Cortázar 2004, por La perfecta otra cosa.

El Auspicio de la Embajada de Francia y el Apoyo de Proteatro por su obra La amante de Baudelaire, vestida de terciopelo.
El Subsidio a la creación Antorchas 2002 por su obra teatral Ser el amo, estrenada en el Sportivo Teatral en 2002.
1º premio de la Secretaría de Cultura de la Nación, a obras estrenadas en el 2000, por la La mirada horrible. Publicada por Colihue.
Mención especial Jóvenes Narradores 2000, Subsecretaría de Cultura por Matar a Nélida. Publicada por Ediciones de la Flor.
Finalista Concurso Haroldo Conti, 1998.
.Premiso de Actuación:
Premio mejor actriz protagónica, Festival Internacional de Teatro Cumbre de las Américas 2005
Premio mejor actuación Festival Internacional de Huesca (España), por Las insoladas, de Gustavo Taretto.

Con “La amante de Baudelaire, vestida de terciopelo” Dir: García Lao-Luján. ha participado en los siguientes festivales: Festival Iberoamericano Cumbre de las Américas 2005. Festival de Artes Escénicas de Panamá 2006. Temporales teatrales de Puerto Montt (Chile), Lluvia de Teatro, Valdivia (Chile), ambos en 2006. I Encuentro Internacional de Teatro de Barranquilla, Colombia 2007.

Ha trabajado en  en varias películas y espectáculos teatrales

La escritora habla sobre "La Piel dura" con Natu  Poblet y se leen extractos de la obra "La piel dura" en la voz de Carlos Cléreci:

Escuchar aquí dándole play al reproductor con opción a descargarlo.


Uno de los textos leídos fue:
Mascotitas furiosas

Mi vida me da miedo. Hace días que no me llama nadie. Discutí con todas mis amigas, no se salvó ni una. La última fue Analía. Las espanté como quien barre el jardín. Las hojas secas contra el rastrillo.

Encima, no pude ensayar. Uno de los actores de mi obra intentó suicidarse. Pasé todo el fin de semana en su casa atendiéndolo y disimulando las ganas de correr, de no parar hasta el infierno. Tuve que pasarle una esponja para retirar la pintura azul que le llenaba los poros, antes de que llegara su familia. Fue un intento de muerte especialmente turbia. Lo encontré tirado en el living de su monoambiente con el cuerpo cubierto por una costra seca de pintura. Parecía un pitufo trágico, demacrado. Uno no sabía si llorar, o pegarle una paliza. Las pastillas no fueron suficientes y se salvó, pero con secuelas. No se acuerda de nada. Tuve que sacarlo de la obra. Un actor sin memoria es un cuchillo sin filo.

Esa noche, cuando llegué a casa, Damián estaba durmiendo en mi cama con una viborita adolescente. El living revuelto. Una pila de platos y un grupo de cucarachas rubias realizaba una orgía en la mesada de la cocina. Todos felices, menos yo.

Entré hecha una furia a mi cuarto y saqué a la pareja del nido mientras gritaba toda clase de improperios. Palabras terribles que me llenaban la boca. Adjetivos puntiagudos que se disparaban solos como dardos inconscientes.

Ellos, ni amagaron una respuesta. Se vistieron en silencio y cerraron la puerta. Ese silencio terco me dolió más que ninguna respuesta posible. Entonces lloré. Hacía siglos que no lloraba así. No había límite en mi desesperación. Lloré por mí, por ellos y por la ristra de desgracias que me persigue cual reguero de pólvora. Después de un par de horas, fui al baño. Cuando me miré en el espejo no me reconocí. Me di cuenta de que llorar no es conveniente. Se hinchan los ojos como delirios duros.

Abrí la botella de gin y me dediqué a tragar pequeños sorbos durante un rato para enaltecer mi sentido dramático de la existencia. La bestialidad que hay que disfrazar socialmente, dentro de mi jaulita hogareña se desboca.

Con el décimo trago de gin, abrí la puerta. Mi última amiga estaba en el umbral. Era medianoche. Traía en brazos a Oliver, un pequinés consentido y ojeroso como todos los de su especie. Un infeliz con problemas psicológicos que hacía su papel de perrito gomoso, pero que en realidad ocultaba en su interior a una serpiente emplumada. Anubis lo arañó en cuanto pudo y después desapareció con rumbo incierto.

Analía vino a contarme su último enredo geométrico: engañó a su marido con un funcionario ralo porque su marido la engañaba con la mujer del funcionario. Yo la miraba y no entendía con exactitud cuál era su boca.

La invité a sentarse y me cubrí de almohadones mientras intentaba una conversación. Cuando se levantó para ir a la cocina, lancé un sugestivo vómito sobre su mascota miserable, pensando que era un jarrón del mismo color que utilizo a tales fines. Oliver comenzó a chillar y su dueña regresó como un bombero al rescate, encontrando al desgraciado cubierto de un líquido denso. Lanzó un grito de espanto y yo no pude menos que reír sin sentido, reír porque sí, porque la vida era un disparate en ese mismo momento.

El perro me ladró con su furia enana y ella creo que me insultó, pero no me acuerdo porque me quedé dormida. Al instante caminábamos juntas por una calle onírica y encontrábamos un teatro con una inmensa marquesina que anunciaba, Hoy: GATO CON RABIA. Sacábamos las entradas y nos sentábamos en la primera fila. Analía abandonaba de pronto la butaca y se acercaba al único actor que había sobre el escenario. Un felino vestido de persona. Un asistente corrió a prevenirla. Pero ella quería tocarlo, desatendiendo el aviso y las convenciones sociales. El gato comenzó a ponerse blanco y demente. Cuando parecía que iba a saltarle a la cara, cuando su mejilla estaba destinada al zarpazo, el minino cambiaba radicalmente de actitud y se hacía bueno. Es más, abandonaba su forma para convertirse en medio niño. Un niño peludo y gatuno con necesidad de afecto.

Cuando desperté, entendí la lección. La falta de confianza conduce a la rabia del otro. O, no hay que confiar en los gatos. O, la rabia en escena sólo funciona si hay distancia.

Visto de cerca, cualquier criminal es un niño
Fuente: laovisual.blogspot.com.ar



Enlace al Blog de la escritora Fernanda García Lao : fernandagarcialao.blogspot.com.ar
Fuente de datos biográficos: www.alternativateatral.com


Canal  y enlace para ir a Ivoox donde están alojados todos los programas de Leer es un placer:




Canal Leer es un placer www.ivoox.com/escuchar-leer-es-placer
Audios actualizados : ivoox.com/podcast-leer-es-placer





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu comentario,opinión,sugerencias...