domingo, 28 de julio de 2013

Bartleby,el escribiente

Hoy me desperté a las 4 y 05 de la madrugada.Intenté volverme a dormir sin lograr el propósito así que no lo pensé dos veces. Me incorporé rápidamente, preparé un mate amargo con hierbas silvestres y me dispuse a leer en  internet caóticamente a mi estilo.
Encontré bastante material para el blog , algunas fotos e imágenes que compartiría en facebook y de pronto me topé en un blog de Audiolibros con la obra de Herman Melville :Bartleby El escribiente.

Soy una apasionada de los libros que tratan en sus tramas, sobre la escritura o la lectura, cuyos personajes son lectores o como en este caso :un escribiente, un copista.
Así que inmediatamente surgió el deseo de hacer una breve nota acerca de este relato y su autor.
Nadie mejor que el señor Borges para referirse a esta obra:

"«Bartleby, que data de 1856, prefigura a Franz Kafka. Su desconcertante Protagonista es un hombre oscuro que se niega tenazmente a la acción. El autor no lo explica, pero nuestra imaginación lo acepta inmediatamente y no sin mucha lástima. En realidad son dos los protagonistas; el obstinado Bartleby y el narrador que se resigna a su obstinación y acaba por encariñarse con él.»
                                                                                                        Jorge Luis Borges    



  Herman Melville
Portada de El escribiente de Editorial Nórdica Libros
El argumento de esta historia es la de un curioso y extraño copista que trabaja en una oficina de Wall Street. Un día, de pronto, deja de escribir amparándose en su famosa fórmula: «Preferiría no hacerlo». 
Nadie sabe de dónde proviene este escribiente, prefiere no decirlo, y su futuro es incierto pues prefiere no hacer nada que modifique su situación. El  narrador que es un abogado no sabe cómo actuar ante esta desobediencia pero al mismo tiempo se siente atraído por tan misteriosa actitud. Su compasión hacia el escribiente, un empleado que no cumple ninguna de sus órdenes, hace de este personaje un ser tan raro como el propio Bartleby.

En la edición de Editorial Nórdica está ilustrado por Javier Zabala, Premio Nacional de Ilustración 2005. 

Comienzo del relato: 

Bartleby ,el escribiente de Herman Melville

"Soy un hombre de edad relativamente avanzada. Durante los últimostreinta años, por la naturaleza de mi profesión, he mantenido contacto, más que frecuente, con lo que podría parecer un tipo de hombres
interesante aunque extraño, sobre los cuales, que yo sepa, no se ha escrito nada nunca; me refiero a los copistas de leyes o amanuenses.
He conocido a muchos de ellos profesional y personalmente y, si quisiera, podría relatar historias dispares, ante las cuales los caballeros de natural bondadosos podrían sonreír, y las almas propensas a la sensiblería derramar lágrimas amargas. Pero prescindiré de las biografías de todos los otros escribientes a cambio de unos pocos pasajes de la vida de Bartleby, que fue el amanuense más extraño que haya visto o del que haya oído hablar jamás. Mientras que sobre los otros copistas de leyes podría escribir toda su vida, sobre Bartleby no podría hacer nada parecido. Creo que no existe material alguno para escribir una biografía completa y satisfactoria sobre este hombre. Es una pérdida irreparable para la literatura. Bartleby fue uno de esos seres de quien no se puede asegurar nada a no ser por fuentes primarias, que en este caso
son muy escasas. Lo que mis propios y atónitos ojos vieron de Bartleby es todo lo que sé de él, excepto, en efecto, un vago rumor que aparecerá en el apéndice final."(...)

Presentación del libro en video. 





Bartleby...en audio:



Bartleby , el escribiente en cine:
El relato fue adaptado al cine por Crispin Glover en 2001.

 


En teatro En Buenos Aires se realizó el año pasado el estreno de una adaptación  teatral cuyo título es el mismo del relato: Bartleby,el escribiente con la dirección de Andrés Chan en el Teatro de la Fábula, Aguero 444, C.A.B.A.(Ciudada Autónoma de Buenos Aires).La traducción para la puesta en escena fue la efectuada por Jorge Luis Borges.
Imágenes de la Obra teatral bartleby , el escribiente.




Fuente de imágenes: Sitio de Alternativa Teatral  Ficha de la Obra Trailer oficial dela Obra Teatral. Bartleby, el escribiente.



Charo Vergaz  recomienda la lectura del libro "Bartleby, el escribiente" de Herman Melville (Valdemar).
en el canal de : silencioselee.com





Bartleby, el escribiente es uno de los más célebres relatos breves de la literatura universal.Se lo tiene por un relato precursor del existencialismo y de la literatura del absurdo. En la época de su publicación, sin embargo, no fue demasiado popular. Bartleby se anticipó con  algunos temas comunes en obras de Franz Kafka, como El proceso o Un artista del hambre.

El cuento fue publicado por primera vez de modo anónimo en la Revista mensual de Putnam American dedicada a la Literatura, Ciencia y Arte: Putnam's Magazine, en dos números de la revista, en noviembre y diciembre de 1853 (noviembre de 1853)
Título:  La inscripción para la administración de un billete de banco  [pp 550-558]
Colección:  Diarios: Mensual de Putnam (1853 - 1870)

Edición digital facsímil de la primera parte de la historia en Putnam's Magazine, del Making of America Archive(dos páginas).



La primera traducción Bartleby ,el escribiente al español la hace Jorge Luis Borges en 1944




Albert Camus cita a Melville, junto a Kafka, como una de sus grandes influencias, en una carta a Liselotte Dieckmann editada en la French Review, en 1998.
En 2000, el escritor español Enrique Vila-Matas publicó su libro Bartleby y compañía, en el cual, inspirándose en el relato de Melville, designa como "bartlebys" a aquellos escritores que renunciaron, por variadas razones, a seguir escribiendo.


No me considero una crítica literaria y en el blog siempre he dicho que es una recopilación y compaginación de material cuyas temáticas son la literatura, el cine,l a fotografía, otras artes y aficiones y, que afortunadamente se hallan en excelentes blogs y páginas.
Digo esto porque quiero compartir algunos extractos de la  reflexión crítica de Javier Úbeda Ibáñez que escribió para la Revista Digital Almiar del grupo Margen Cero la cual estimo muy valiosa para quien no ha leido el relato y también para los que hemos disfrutado de esta admirable historia.

"La importancia de este texto estriba sobre todo en su carácter enigmático, ambiguo, nihilista, ya que está considerado como un digno precursor de dos tendencias posteriores: la literatura existencialista (recordemos si no la frase «Me es indiferente» del protagonista de El extranjero de Albert Camus)  y de la literatura del absurdo (con obras de la relevancia de la pieza teatral Esperando a Godot, de Samuel Beckett). También podríamos definirlo como un texto nulo o vacío (inscrito también dentro de los escritores llamados del no o de los artistas del silencio), puesto que es capaz de crear un espacio vacío que el lector ha de llenar con sus propios pensamientos e interpretaciones. Y este es uno de sus grandes logros.

Para ello, todo es sencillo, una estructura sencilla, una trama sencilla, y en general pocos datos, solo los suficientes y necesarios para que nos situemos en la historia, espacialmente, en una oficina de Wall Street en la que cada trabajador desempeña su labor en una especie de cubículo, y en la que Bartleby no tiene ni siquiera vistas ya que su ventana da a una pared de ladrillos; temporalmente, tenemos una mirada retrospectiva del narrador y un espacio temporal relativamente corto, el escaso tiempo en que Bartleby trabajó en su despacho, y luego, pocos datos más, de hecho, no sabemos ni el nombre del abogado ni el nombre de verdad de sus tres empleados, ya que el abogado los identifica mediante tres simples apodos relacionados con la comida: Turkey (pavo); Nippers (tenazas) y Ginger Nut (nuez de jengibre). Aquí tenemos ya quizá una llamada de atención del autor que nos quiere hacer ver que el protagonista y, en general, la sociedad solo se preocupa de cubrir las necesidades básicas y a veces ni eso como son comer y beber; en cuanto al protagonista nos dice el narrador que solo se alimenta de bizcochos de jengibre, queso y migas… al estilo quizá de los ratoncitos con los que guarda cierta similitud también cuando corre a refugiarse en su cubículo de trabajo ante cualquier problema.

La atmósfera que consigue crear con todo esto el autor es enrarecida, agobiante, de desesperanza total, y consigue transmitirnos verdadero desasosiego y malestar, aunque a veces se encuentre suavizado o tamizado con alguna pincelada humorística como cuando tanto el abogado como sus empleados empiezan a utilizar todos con mayor frecuencia el verbo «Preferir» por contagio con Bartleby, que está continuamente utilizándolo en su famosa frase «Preferiría no hacerlo».

Se trata de un estudio perturbador e inquietante sobre la conducta humana que tiene pendiente en todo momento al lector que asiste atónito a este pulso que se produce entre un jefe mediocre (al que solo le preocupa haber alcanzado cierta posición social) y un empleado también mediocre, perfectos ambos para mostrarnos hasta qué altas cotas de incomprensión, incomunicación y alienación se puede llegar en una sociedad excesivamente mecanizada y deshumanizada como era la del autor y que también supo criticar la película de Tiempos Modernos, de Charles Chaplin, pero que sería perfectamente extrapolable también a la nuestra.(...)

Leer completo en : Bartleby el escribiente
Fuente: www.margencero.com


Lectura del cuento completo en : Barleby, el escribiente Cuento completo
Fuente Ciudad Seva : www.ciudadseva.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu comentario,opinión,sugerencias...